Escritor

¿No le gusta el nombre de su calle? ¿Quiere un STOP delante de casa? Ha venido al mercadillo indicado.

Hoy me he rebautizado en Facebook. No en la página personal, donde sigo siendo yo, sino en la otra, en la profesional. Y le he añadido “Escritor” por detrás. Más que nada por diferenciar la una de la otra. Es una palabra grande, pesada, con enjundia. Y muy bonita. Cuando en este país me preguntan que a qué me dedico, nunca sé qué contestar. Básicamente porque hasta ahora no había publicado nada, y me parecía un poco pretencioso por mi parte decir que no hacía otra cosa más que juntar palabras. Pero teniendo en cuenta que hace cuatro años que dejé de trabajar en un hotel, seguir diciendo que soy recepcionista quedaba raro. Un poco como lo que le pasa a Asun, la hija de Mari Trini, que es anacrónica.

La foto es de un mercadillo de señales de tráfico donde puedes comprar un stop o un ceda el paso de segunda mano. Luego vas, y los pones donde quieras. Y si además te apetece cambiarle el nombre a tu calle, puedes elegir uno que te guste más y rebautizarla también. Eso sí, avisa al cartero antes.

Una puerta Lynchiana.

Casualmente me acabo de borrar de un grupo de Facebook de escritores. No por nada en concreto, sino porque me ponían de los nervios. Así, en general. Resulta que cada vez que terminan de escribir un libro, cosa que hacen muy a menudo, tienen por costumbre hacerle una foto a la pantalla del ordenador, con las palabras THE END al final de la última página. Así, a bocajarro. Y no puede faltar una copichuela con su bebida espirituosa favorita estratégicamente colocada justo al lado. Así, en plan kamikaze, sin importarles que el contenido se les derrame sobre sus hiperactivos teclados porque, total, ya han acabado de escribir sus best sellers y todo les da igual…

Pues yo he estado meses poniendo y quitando el THE END de mi libro porque no paraba de cambiar cosas. Y ahora que por fin lo he acabado, en vez de celebrarlo con una espirituosa copita, me ha apetecido, en un acto de rebeldía, comerme un plátano. Casi mejor que me haya ido yo a que me echen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s