Cine de verano

Hace unos meses encontré este póster de Tiburón 2 en una tienda de segunda mano. Pero es que el otro día vi el libro de Tiburón 2 en otra. ¿Casualidad? Lo dudo. Esto huele a verano, y las tiendas de segunda mano lo saben, siempre están en el punto de la noticia. Creo que a Tiburón le pasa como a Grease, tiene una segunda parte bastante peor que la primera, pero la mar de entretenida y veraniega. Porque Tiburón 2 es una película divertida a la par que refrescante, y no como la primera, que será una obra maestra del copón pero que te quita las ganas de bañarte.

Por cierto, aquí Tiburón no se llama Tiburón, sino Mandíbulas, aunque en España ya hay una película que se llama Mandíbulas que no va de tiburones, sino de cocodrilos. Pero mi favorita sigue siendo Anaconda, que va de una anaconda gigante y no engaña a nadie.

Para musical supercolorido y veraniego, esta maravilla

Hablando de cine de verano, después de mucho esperar, el otro día vimos el primer musical pospandémico. Y no una película con canciones sin más, sino musical, musical, donde la gente se pone a cantar por la calle y en la piscina y en el balcón y nadie desafina ni se confunde con las coreografías grupales, como si les salieran bien a la primera. Se llama In the Heights, y bailan hasta en la fachada de un edificio, rebelándose contra la ley de la gravedad, que da gusto verlo. Se la recomiendo a los fans de las películas musicales supercoloridas y también a los seguidores de Spiderman.

Ssssshhhhhhh!!!!!

Y ayer fuimos a ver Un lugar tranquilo 2, que es igual de entretenida y silenciosa que la primera, incluso un poco más. ¡Tranquilísima!

Lo malo de ver películas donde prima el silencio es que oyes al de al lado comiendo palomitas, masticando chicle o bebiendo Coca Cola como si estuviera sorbiendo una sopa con pajita. Y claro, durante una película como Un lugar tranquilo 2 se oye todo, todo, todo. Los ruiditos se magnifican y estás de todo menos tranquilo.

Pero es que hay películas tan silenciosas que no solo oyes los ruidos de la sala donde estás, sino también los de la sala de al lado. Me estoy acordando de cuando fui a ver Wall-E, por ejemplo. Como es una película donde no dicen ni mu durante la primera media hora o más, recuerdo que se escuchaba la película que estaban proyectando en la sala de al lado, que no era otra que Mamma Mia! (ni tan mal). Así que si alguien me pregunta, para mí Wall-E es esa película tan bonita de Pixar donde dos robots se enamoran a ritmo de canciones de ABBA en el espacio exterior, qué maravilla.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s