El algoritmo y el pezón

El algoritmo

No soy Los Simpson, pero el año pasado ya predije que Instagram iba a censurar el cartel de la nueva película de Almodóvar, que es básicamente un pezón. No es ningún secreto que al algoritmo (ese montón de datos sin cabeza ni corazón), no le gustan los pezones femeninos (los masculinos le dan más igual) y ha vuelto a hacer de las suyas y recordarnos quién manda aquí. Vale que yo no hablaba del pezón de Almodóvar en particular (tampoco soy adivino), pero sí de un pezón (o medio pezón), de cualquiera que tenga pezones.

Este es un trocito del capítulo Turno de noche:

<<—Hablando de perros —dice Clara—, uno me ha dado un like en Instagram esta mañana.

—¿Un perro te ha dado un like

—Un perro salchicha. Es de Praga.

—¿De qué parte?  Praga es muy grande. 

—No sé, de la provincia de Praga. Es un perro muy coqueto, ¡menuda colección de bufandas se gasta!

—En Praga por las noches tiene que refrescar, sí.

—Entre gente famosa de Praga y otros perros salchicha que le siguen, tiene más seguidores que yo.

—Es que tú tienes poquísimos. Das pena.

—Eso es porque no soy para todos los públicos.

—Pobre perro salchicha.

—Pues se le ve feliz.

—Todo el mundo parece feliz en Instagram —afirma Rosa Mari—. Es por el algoritmo famoso…

—¿Qué algoritmo?

—Ese que detecta las caras largas y los ceños fruncidos. Es el que tiene la última palabra, Instagram no quiere gente triste.

—A Raquel le borraron una foto por enseñar medio pezón. A lo mejor también detecta pezones.

—¿Por solo medio?

—¡Ni siquiera era un pezón entero!

—Sería un medio pezón triste. Que pruebe a enseñar el otro medio, a ver.

Se abre la puerta automática y entra una pareja joven. Ella tiene el pelo azul y camina erguida como una esfinge, mientras que él es moreno y sus andares recuerdan vagamente a los de Curro Jiménez cuando cabalgaba a lontananza un atardecer cualquiera. 

—¡No puedo con más descarrilamientos de ambulancias! —exclama la chica del pelo azul, visiblemente alterada. Ni buenas noches ni nada.

—¿Ha descarrilado una ambulancia? —pregunta Clara, sorprendida—. ¡No me diga!

—Se ha despeñado dentro de la grieta que ha abierto el terremoto… —afirma la joven atropelladamente—. ¡Debe de llegar hasta el mismísimo centro de la Tierra! —Y añade—: No hay supervivientes, faltaría más.

—¿Un terremoto? 

—Eso he dicho.

—¿Has sentido tú algo, Rosa Mari?

—¿Yo? Ni un meneito.

—Qué raro… Habrá sido uno flojito. De esos de cero coma algo en la escala Richter —sugiere Clara.

—De flojito nada. La grieta rodea el hospital trescientos sesenta grados… ¡Nadie puede entrar ni salir!>>.

Sigue en El fin del mundo a cucharadas.

Cariñitos prepandémicos

Que el famoso algoritmo (que ni siente ni padece, pero que sabe de nosotros más que nosotros mismos) decida lo que sí y lo que no debemos ver en Internet, o de lo que nos tenemos que enterar y de lo que no, es una jodienda como un piano.

Por cierto, ayer utilicé por primera vez esa opción que tiene Netflix para que, en caso de desesperación máxima, elija por nosotros (se supone que basándose en nuestros gustos) lo que vamos a ver en la tele. Últimamente solo veo series musicales y de terror, por eso me sorprendió que me recomendara un documental sobre la relación de amistad entre un submarinista y una pulpa. Pero bueno, “los caminos del algoritmo son inescrutables”, pensé. Madre mía, cada vez que salía el tiburón dejaba de respirar, qué angustia, por favor. La verdad es que me gustó bastante, y me alegro mucho de que aquí no haya hamburguesas de pulpo (no tenía ni idea de que los moluscos fueran tan cariñosos a pesar de ser también un poquito antisociales). Si hay algo que odie más que cuando el algoritmo falla, es cuando acierta.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s