Sobre mí:

Alain Saralegui
Creo que esta es la mejor foto que me han hecho jamás

Llevo cuatro años viviendo en los Estados Unidos. Aquí los cocodrilos campan a sus anchas y los patos de goma te miran por la ventana. Los autobuses amarillos me siguen llamando la atención, casi tanto como ver gente comprando plátanos en pijama o conduciendo con una pierna fuera de la ventanilla. Tienen una habilidad muy curiosa que consiste en sonreír por fuera mientras lloran por dentro. Y presumen de tener los dientes blanquísimos y el corazón partío. Mi vecino, sin ir más lejos, se levanta a las cuatro y media de la mañana a hacer abdominales. Algo trama.

La ventana indiscreta
La ventana indiscreta

Me han rechazado ¡ocho veces! para trabajar en la biblioteca. Igual me rindo ya. Según ellos tengo demasiados estudios para andar colocando libros en las estanterías, pero no los suficientes como para hacer cualquier otra cosa. Estoy en un limbo bibliotecario. Pero ya lo dice el refrán, “si no puedes colocar los libros de los demás en las estanterías, ¡escribe tú uno y ponlo donde quieras!”.

El fin del mundo a cucharadas, en papel y en ebook
La colección completa

Lo de arriba no era una amenaza, es verdad que he publicado un libro. Se llama El fin del mundo a cucharadas, pero no es un libro de recetas. Yo no sé cocinar (hay testigos). Está a la venta en Amazon. Tiene un montón de páginas y un lomo supercolorido capaz de alegrar cualquier estantería. También vale de pisapapeles.

El fin del mundo a cucharadas
Alain Saralegui
Tú pon cara de escritor, me dijeron

Si quieres saber más, estoy por aquí:

Y también en:

Noticias de Gipuzkoa

Confesiones tirado en la pista de baile

Onda vasca

A %d blogueros les gusta esto: