Ay, qué calor

Nada más llegar a Michigan me preguntaron que cuál era mi deporte de invierno favorito. Yo: Ninguno, gracias. Ellos: ¡Imposible! … Más