Kit de supervivencia

Como diría Raffaella Carrà, por si acaso se acaba el mundo (que tiene toda la pinta, para qué nos vamos a engañar), ¡todo el tiempo has de aprovechar! He aquí mi humilde kit de supervivencia: El fin del mundo a cucharadas.

Si te gusta el humor (negro, azul, dulce o amargo) y quieres llenar tu libro electrónico de sonrisas y de alboroto, puedes pinchar en la portada del libro y repanchingarte tranquilamente en el sofá.

¿Eres más analógico/a y prefieres leer en papel, contar las páginas que te quedan para acabar y decorar tu estantería o incluso calzar una mesa? Entonces pincha mejor sobre la diva doméstica, que es esta señora tan peripuesta de aquí arriba.

¿Te aburres de bailar, de planchar o de sudar en la elíptica escuchando siempre las mismas canciones? Pues tienes más en esta cinta de casete tan colorida. La mayoría son alegres, menos dos o tres que son tristísimas (estas no valen para clase de spinning).

Si me quieres seguir en Facebook y no se ha acabado el mundo todavía, ando por aquí:

O si eres más de Instagram y te apetece ver fotos de este raro país donde la gente va por la calle en pijama y no se les entiende al hablar, aquí:

En “Diario-posavasos” y en “Pasión en altamar” hablo un poco de mi vida y milagros allende los mares, que esto es para contarlo, madre del amor hermoso.