Eurofán

Un año más, Eurovisión ha llegado a Michigan, que lo bueno hay que darlo a conocer, claro que sí. Y, un año más, he perdido la europorra y me he alegrado de no apostar dinero, así que todo en orden. Entre que el 99% de las baladas me aburren, que la tendencia roquera cada vez… Sigue leyendo Eurofán

Confesiones tirado en la pista de baile

Pues vengo de confesarme. Hacía tanto que no me confesaba que no sabía ni por dónde empezar, tenía que haberme hecho una lista. O mejor, ceñirme a hablar de mi libro y ya está. Pero estaba tan nervioso que he hablado más de Kylie que de otra cosa. Daba igual la pregunta, yo contestaba algo… Sigue leyendo Confesiones tirado en la pista de baile

La guardería de maridos

Cuando mezclas Cheerios normales, los de colores, los de arcoíris y los Lucky Charm “edición especial Magical Unicorn con marshmallows” el resultado es una explosión de color, azúcar y sirope de lo más abrumadora. En la letra pequeña pone que contiene ingredientes manipulados por “bioingeniería”, lo cual me preocupa, pero en grande pone que no… Sigue leyendo La guardería de maridos

¡Adiós, Papá Noel!

Estas Navidades, además de canciones sobre papanoeles sexis, papanoeles que se quedan atascados en chimeneas y otros villancicos para no dormir (como ese que habla de papanoeles que saben en todo momento lo que haces y lo que no, y que hasta te vigilan mientras duermes, en plan maníaco asesino bonachón), he escuchado mucho a… Sigue leyendo ¡Adiós, Papá Noel!

La portada

Conocí a Roberto hace veinte años en un curso de dibujos animados. Resulta que antes de ser escritor quería ser dibujante, y antes de dibujante quería ser bailarín o detective, según el día. También hubo una época (más realista) en la que soñaba con ser reponedor de supermercado, ya que madrugabas un montón pero luego… Sigue leyendo La portada

La señora de los gatos

Si el otro día iba mirando al suelo (por si encontraba dinero, básicamente) y encontré una casita de hadas entre los matorrales, ayer que casualmente también iba mirando al suelo (por si encontraba dinero, supongo), encontré una casita en un tronco. A simple vista (para descubrir casitas de hadas hay que tener buena vista), en… Sigue leyendo La señora de los gatos

El balcón

Al lado de casa hay una guardería de maridos. Tal cual. De momento solo está disponible para maridos que fuman puros, lo cual le da un aire de turbiedad y misterio que le viene de maravilla. Es un antro de lo más turbio y misterioso, efectivamente. El procedimiento es el siguiente: entras con tu marido,… Sigue leyendo El balcón

Fantasías, Paquita y el señor Pez

Inocente de mí, había llegado a un acuerdo (unilateral) conmigo mismo para no mirar los rankings de los libros más y menos vendidos en Amazon bajo ningún concepto… ¡Jamás! Pero ya estaba tardando. Resulta que en la subcategoría de “Humor negro”, que es el único color del que Amazon pinta el humor (yo hubiera preferido… Sigue leyendo Fantasías, Paquita y el señor Pez

El primero

Ayer firmé mi primer autógrafo. Madre mía, ¡qué alboroto y qué responsabilidad! Estuve toda la tarde pensando qué poner. No quería escribir una dedicatoria demasiado rimbombante pero tampoco una demasiado impersonal. Casual pero arreglada. Ni muy recta ni muy torcida, natural pero un poquito estudiada. Ni larga ni demasiado corta. Y sobre todas las cosas,… Sigue leyendo El primero

El fin del mundo (en ochenta vueltas)

Cuando me pregunten que cuántos libros he leído este verano, voy a decir que ochenta. No porque haya leído ochenta libros diferentes (ya me hubiera gustado), sino porque me he leído ochenta veces el mismo. Las primeras tropecientas veces empezando por el principio y acabando por el final, y las últimas veces del revés o… Sigue leyendo El fin del mundo (en ochenta vueltas)